*

NOTICIA

Mifid, las nuevas tecnologías y el riesgo marcarán los retos en Banca Privada

09 Marzo 2015 | 11:20

Los procesos regulatorios a los que se somente la industria bancaria marcará el devenir del sector en este 2015. Y es que la implantación de la nueva Directiva sobre Mercados en Instrumentos Financieros, también conocida como MIFID II, que viene a sustituir a la anterior MIFID I de 2004, tal como ésta lo hizo con la Directiva de Servicios de Inversión de 1993 será uno de los puntos claves, tal y como señalan los principales gestores de banca privada durante el Tercer Encuentro Anual para Gestores Patrimoniales, organizado por Inversión&Finanzas. Así, Eduardo Suárez, director de Banca Privada de Santander, señala que habrá que adaptarse, sin embargo, anticipa que no será la única normativa que se apruebe y critica que se fije el precio de los servicios prestados. El tema del precio sigue siendo fundamental: el cliente de banca privada debe ser consciente de la necesidad de pagar por sus servicios a los que accede. 

Borja Lacalle Noriega, director de desarrollo de negocio de Sabadell Urquijo Banca Privada, aclara sobre este aspecto que existe una guerra de precios entre las entidades, a raíz de esta normativa lo que empaña la labor de las entidades.

Pero las nuevas tecnologías serán un elemento diferenciador en banca privada pero que en ningún caso sustituirán al banquero. En este sentido, Víctor Allende, director corporativo de Banca Privada y Personal de La Caixa, hace un inciso para explicar que aunque el cliente puede acceder a plataformas tecnológicas con las que operar en su día a día, como hacer transferencias o emitir cheques, pero que «es la idea, de inversión, de gestión del patrimonio lo que será determinante». Allende aclara que se aporta metodología.

Uno de los principales retos de 2015 para el cliente es la búsqueda de rentabilidad en un entorno de tipos bajos. Ante la díficil coyuntura la toma de riesgo parece obligada para conseguir rentabildiades objetivo más importantes, como aclara Eduardo Suárez.

Borja Lacalle recuerda que el cliente debe asumir un mayor riesgo y olvidarse de rentabilidades pasadas: «cuando los depósitos rentaban al 4 por ciento, el cliente se olvidaba de la gestión personalizada y, ahora, con el actual entorno de tipos de interés a cero el panorama ha cambiado por completo»