*

NOTICIA

Claves de Mifid II para clientes y asesores financieros

04 Mayo 2015 | 17:26

Los expertos detallan los grandes retos a los que se enfrentan las eafis más pequeñas y avisan del riesgo de exclusión de algunos clientes de este tipo de servicios con el nuevo marco regulatorio

¿Qué consecuencias tendrá la entrada en vigor de Mifid II para clientes y para los asesores financieros, para las eafis? Ése ha sido uno de los temas que se ha abordado en el II Foro de Asesores Financieros organizado por “INVERSIÓN & Finanzas.com” y que se ha celebrado esta mañana en la Biblioteca de ABC. 

Teresa Villarroya, de Ernst & Young, comentó que, para las eafis supone un gran reto el hecho de no poder cobrar retrocesiones a las gestoras de fondos a partir de la entrada en vigor de Mifid II. En el Reino Unido, según explicó, entre un 40% y un 42% de las eafis de pequeño tamaño desaparecieron por no poder asumir ese nuevo escenario. El gran reto de estas entidades, afirmó, es convencer a sus clientes de que el asesoramiento vale dinero, además de hacer frente a que algunos clientes no se lo van a poder permitir. También, para asumir Mifid II, aseguró, las entidades van a tener que ajustarse a la nueva situación, con la inversión en una tecnología que les permita diferenciarse y en más personal cualificado. En estas circunstancias, aseguró, las eafis de gran tamaño, así como los bancos, son los mejor posicionados para afrontar el nuevo marco regulatorio. 

Carlos García Ciriza, presidente de ASEAFI, por su parte, comentó que, en realidad, Mifid II constituye una gran oportunidad para las eafis y, en general, a todas las entidades financieras, porque va a obligar a todas los actores del mercado a desnudarse, a mostrarse tal y como son: o asesores dependientes o asesores independientes. Recuerda que ya es obligatoria la transparencia con los clientes, que el cliente ya tiene derecho a saber, y que ahora sólo se añade una obligación más, que es la devolución de las retrocesiones. 

García Ciriza apunta un “pero” de Mifid II: “Obliga al cliente a conocer el producto y a manifestarlo de su puño y letra. Quizás aquí la normativa va demasiado lejos. Con hacer responsable al asesor debería ser suficiente”. 

Fernando Zunzunegui, consultor y abogado, coincide con García Ciriza en que se abre una gran oportunidad a las eafis. Aunque también transmitió su recomendación de simplificar las normas y pedir disciplina, porque así es como de verdad se cambian las cosas. “Con ello se consigue proteger a los clientes y se puede escoger cómo desarrollar el negocio, bien con asesoramiento dependiente, bien con asesoramiento independiente”, aseguró Zunzunegui. Pero, a juicio de Villaroya, si bien con Mifid II se extiende la protección al inversor, la historia de la regulación no terminará aquí, dada la sofisticación del sector financiero y la gran velocidad a la que avanza. 

Pero tanto Villarroya como García Ciriza se quejaron del exceso de regulación. Y ambos también manifestaron las consecuencias a las que se enfrentan los clientes con el cobro del asesoramiento. “Algunos clientes pueden no ver viable su acceso al asesoramiento financiero. Y ahí está el reto: que el sector les abra un hueco, les destine un nicho muy diferenciado”, comentó la experta de Ernst & Young. A ello, García Ciriza añadió: “Hoy por hoy, el coste por cliente que asumen las eafis es muy alto. Por eso, te tienes que dirigir a un cliente alto o medio”. 

García Ciriza también planteó una posible alternativa: la industrialización del negocio, con carteras estandarizadas, con carteras ya hechas para diferentes clientes, también para quienes tienen patrimonios e ingresos más bajos. 

“Ahora el asesoramiento va a ser de más calidad”, añadió la experta de Ernst & Young. Y ésa puede ser la mejor justificación para el cobro por el asesoramiento. 

Y Zunzunegui apuntó que, igual que está sucediendo con el “crowdfunding”, con el que, también ya regulado, pueden acceder a la financiación colectivos excluidos, gracias a la tecnología, con matrices estandarizadas, se puede democratizar el asesoramiento financiero. “Con otros modelos, con innovación, la mayor parte de la población, que actualmente no accede a estos servicios, también podría tener asesoramiento financiero”, propuso el abogado. 

Con todos los avances en la regulación, nos surge la gran prengunta: “¿Se pondrá fin al rosario de escándalos que han aflorado con la crisis económica?” Zunzunegui respondió: “Fraude siempre va a haber. La gran cuestión es el volumen, si es sistémico o si es la excepción. La intención de los reguladores es que todo lo que ha ocurrido no vuelva a suceder. La gran lección de la crisis es que nada de esto vuelva a pasar”. Para la experta de Ernst & Young, “de lo que se trata es de crear un clima y unas reglas del juego que permitan un mejor funcionamiento de todo”.