*

NOTICIA

¿Cómo saber cuánto de independiente es su asesor financiero?

04 Mayo 2015 | 17:32

Uno de los elementos fundamentales para quienes recurren a un asesor financiero (EAFIS, agentes financieros) es la independencia de sus decisiones. Pero ¿cómo se puede medir? ¿cómo saber que un asesor defiende los intereses del cliente? Este ha sido uno de los temas centrales en el panel de expertos del II Foro de Asesores Financieros organizado por INVERSIÓN & Finanzas.com celebrado esta mañana en la biblioteca del diario ‘ABC’ y que ha moderado Santiago Satrústegui, vicepresidente e EFPA España.

Los expertos han debatido sobre este aspecto llegando a la conclusión de que los asesores financieros deben hacer un trabajo de calidad sin entrar en conflicto de intereses. “Independencia lo relaciono con dos cosas. Primero, ausencia de conflictos de interés, y esto es separación entre distribución y asesoramiento. Y el segundo elemento fundamental es la calidad. Saber que el socio que te lleva tus asuntos no va cambiar de unos años y va a responder de lo que te ha dicho”, indica Juan Gómez Bada, socio y director de Inversiones de Avantage Capital.

Al final, el objetivo de un cliente es rentabilidad riesgo óptima, y que “la inversión que tenga esté adaptada a sus necesidades y no tenga sorpresas desagradables”, explica Juan Manuel Vicente Cassadevall, socio de Kessler & Casadevall EAFI. Para alcanzar este objetivo, recuerda este experto, “hay que ser independientes, y para mi eso significa no cobrar retrocesiones y no tener ninguna restricción en cuanto a con qué entidad trabajar”. De hecho, mañana puede ser que una entidad te de unas condiciones excelentes y pasado puede ser otra. “Si tienes la libertad para operar con cualquier entidad depositaria, tienes una ventaja obvia de flexibilidad y adaptación a las mejores condiciones que hay en cada momento”, remacha Vicente.

Los expertos participantes han estado de acuerdo en que el rasgo que define la independencia es la ausencia de cualquier condicionamiento. “Independencia es no estar condicionado por ningún ámbito externo para dar tus recomendaciones”, resume Araceli de Frutos, directora de Araceli de Frutos EAFI. En este sentido, Juan Gómez relaciona independencia con ausencia de conflictos de interés, lo que conlleva una clara separación entre distribución y asesoramiento.

Por supuesto, esta es la parte objetiva, que se complementa con otra objetiva. Aquí, hablamos de calidad, “saber que el socio que te lleva tus asuntos no va cambiar de unos años y va a responder de lo que te ha dicho“, explica Gómez. A este respecto, Araceli de Frutos apunta que “lo que estás haciendo debes hacerlo con honradez y honestidad, porque estamos estableciendo una relación de confianza con el cliente. Que confíe en ti va en tu reputación y saber hacer”.

Para Antonio Castilla, socio director de Conecta Capital, “la independencia es trabajar con lo que se denomina arquitectura abierta”. Es decir, poder ofrecer a la cartera del cliente cualquier producto de cualquier entidad de crédito tanto nacional como internacional. Este experto tiene claro que “hay que buscar lo mejor para el cliente, y eso no pasa solo por adaptarnos a su perfil de riesgo sino también haciendo una reducción de costes en su política de inversión y explicando los costes de su cartera y de los diferentes productos”. Además, juega un papel fundamental el hecho de hacer un seguimiento continuado de la cartera de un cliente. “Me puedo equivocar, si, pero cuando me equivoco se lo digo claramente al cliente”, resume Castilla.