*

NOTICIA

“Los retos de la empresa familiar: financiación, innovación y crecimiento”

19 Mayo 2016 | 17:46

En la primera mesa de debate de Patrimonia, el foro organizado por INVERSIÓN & Finanzas.com sobre la empresa familiar, se ha abordado el crecimiento, la innovación y la transformación de la empresa familiar. En ella han participado Raúl Gallego, director del área de Business Development de Andbank, Miguel Ángel Rivero, presidente de training inmobiliario y presidente de la Confederación de Empresarios Autónomos de Madrid, y Carlos Fernández, partner de Alinea Global y senior advisor de Grant Thornton además de profesor del IEB. 

Respecto a la innovación, al cambio, Miguel Ángel Rivero ha afirmado que la historia lo que dice es que, a lo largo de los años, el negocio de una empresa muy pocas veces tiene que ver con el principio fundador original. “Por ejemplo, General Electric ahora, menos fabricar bombillas hace de todo”, afirmó Rivera. Pero, al mismo tiempo, la capacidad de adaptación al entorno es, en su opinión, decisiva para que la empresa salga adelante. Una forma de adaptarse al entorno es apostar por la internacionalización, pero hay que tener cuidado con ella: hay que tener infraestructura y conocimientos suficientes sobre los países a los que uno se quiere expandir. De todas maneras, apuntó Rivero, hay que tener en cuenta que mientras las empresas de otros países tienen desde el principio diseñada la estrategia de internacionalización, son por vocación exportadoras, en España se piensa en el mercado nacional como el natural, y sólo para lo que sobra se piensa en la exportación.

Los asesores externos son muchas veces muy necesarios, según Rivero. Y en este sentido, Raúl Gallego afirmó que tiene que el asesor tiene que ser, por un lado, independiente, y, por otro, ha de estar alineado en sus intereses con la empresa. Uno de los apoyos más importantes que el asesor ha de prestar tiene que ver con la financiación: en España, el 80% de la financiación de la que disponen las empresas es bancaria, frente al 20% que procede de los mercados de capitales; en el resto del mundo la ecuación es la contraria. Si hablamos de las pequeñas y las medianas empresas, la financiación bancaria pesa un 90% o un 95% del total. El asesor ha de mostrar que existen otras fuentes de financiación, como la emisión de deuda en el MARF o en el MAB, aunque no sean apropiadas para todo tipo de empresas. 

Para Carlos Fernández, estas alternativas son muy importantes, puesto que inmunizan a las pequeñas y medianas empresas de los momentos de sequía crediticia no ligada a la calidad de la empresa.

En términos de innovación, Carlos Fernández considera que las empresas familiares no suelen caer en la tentación de la inversión en innovación por moda, como puede ocurrir en empresas más grandes. “El empresario familiar es consciente de que no puede gastarse el dinero en cualquier cosa”.