*

NOTICIA

El sector financiero, líder en incorporar mujeres

09 Marzo 2017 | 15:44

Influyentes mujeres del sector financiero debatieron sobre cuotas de género y otras posibles medidas para mejorar la presencia femenina en puestos de poder de la industria durante la última edición del evento Women Insights, celebrada ayer.

  Queda muchísimo camino por recorrer para lograr la igualdad de sexos en el mundo de la gran empresa, pero lo cierto es que el sector financiero español puede atribuirse el mérito de liderar la incorporación de mujeres en puestos de relevancia, con dos féminas al frente de sendas entidades (Ana Botín como presidenta de Santander y María Dolores Dancausa como consejera delegada de Bankinter). Ésa fue una de las conclusiones que pudieron extraerse del diálogo entre mujeres influyentes Women Insights, que se celebró esta semana en Pointer, organizado por INVERSIÓN & Finanzas.com y mujerhoy, con la colaboración de Aberdeen AM.   Y es que el peso de las mujeres en los consejos de las empresas del Ibex se ha duplicado en pocos años al pasar desde el 10 por ciento que representaba en el año 2010 hasta el 20 por ciento de la actualidad. Y la mayor parte de esa mejoría se debe a los avances en las entidades bancarias.   También la industria de la gestión de activos española destaca por este aspecto. En este segmento, el 28 por ciento de los gestores son mujeres, comparado con el 13 por ciento de Reino Unido o el 10 de Estados Unidos, según cifras de Morningstar. Por ello, Ana Guzmán, country head Iberia de Aberdeen A.M., cree que hay espacio para el optimismo. En ese sentido, recordaba una anécdota personal: «Es verdad que queda mucho por hacer, pero yo siempre pienso en mi madre, que no hace tanto tiempo tuvo que dejar de trabajar para tener a mi hermano y, para salir de luna de miel, tuvo que autorizarla mi abuelo. Ahora mismo, nosotras estamos aquí y no ha pasado tanto tiempo».   Sin embargo, las asistentes coincidieron en señalar que queda mucho por hacer, como muestra el hecho de que solo uno de cada 5 consejeros del Ibex sea una mujer.   «Estamos haciendo un montón de cosas desde las entidades privadas y los organismos públicos para avanzar. Pero tenemos que hacer muchas más cosas. Porque el tiempo va pasando y las medidas claramente no son suficientes», lanzó Adela Martín, directora de Banca Privada de Banco Santander. Para Martín, las mujeres han pasado «desde niveles más operativos y más técnicos a niveles más comerciales y de negocio» pero, a su juicio, «todavía queda un camino que recorrer en la parte de la alta dirección». «Nos cuesta llegar a puestos más directivos. Y esto hay que ir acelerándolo con el tiempo», dijo. Y para ello, es preciso que el asunto sea asumido por todas las áreas de la empresa y no solo por el departamento de recursos humanos, según dijo, en una opinión compartida por Guzmán.   Una de las posibles medidas para lograr esa mayor incorporación de la mujer a puestos de responsabilidad es la adopción de cuotas de género, recientemente defendida por la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.   Tanto Martín como Guzmán se mostraron favorables a esta medida. «He ido cambiando mi opinión a lo largo del tiempo y, ahora, soy absolutamente partidaria. Porque aun habiendo cuotas es difícil avanzar. Y las cuotas no están reñidas con la meritocracia. El primer criterio en selección de equipos es la meritocracia», explicó Martín.   En cambio, Blanca Montero, subdirectora general de Sabadell, dijo no estar del todo convencida de este modelo. Reconoció que, «cuando se elige a un hombre, se considera que tiene mucho potencial y, cuando se elige a una mujer, es que lo ha tenido que demostrar ya previamente». Aun así, dijo preferir otros sistemas de selección como los que están basados en el análisis de competencias concretas. Según dijo, mediante este tipo de métodos ya se ha avanzado mucho en la materia en su entidad.   Asimismo, otro punto candente que salió a relucir durante la charla fue el de las diferencias de remuneración que reciben hombres y mujeres, aun en puestos de una responsabilidad similar. Para ilustrar el problema, Montero relató una anécdota que le sucedió a lo largo de su carrera, cuando un superior llegó a justificar que cobrase un salario inferior al de sus compañeros de responsabilidad similar por el hecho de que su sueldo era el segundo en casa (por delante, debía ir el del marido).   Guzmán puso otro ejemplo, al explicar que si en empresas como la suya (muy concienciada con la diversidad), hay un 19 por ciento de diferencia salarial, la distancia debe ser mayor en compañías menos igualitarias.   Como colofón, las participantes quisieron transmitir un mensaje de optimismo de cara al futuro. «Es verdad que queda muchísimo por hacer pero hay que pensar en el camino que han ido recorriendo las que lo han tenido más difícil. Si nosotras estamos aquí y podemos, todas las demás también pueden», lanzó Ana Guzmán.   «Hemos quebrado tantos techos de cristal que hemos creado una alfombra de vidrios rotos. Ahora, estamos barriendo las ideas preconcebidas y los prejuicios del pasado para que las mujeres puedan avanzar y cruzar nuevas fronteras», dijo por su parte Irene Garrido, secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, citando a Ban Ki-moon, ex secretario general de Naciones Unidas. Garrido fue la encargada de abrir la conferencia con unas breves palabras en las que destacó la fuerte presencia femenina en el Ministerio de Economía, como ejemplo para el sector.